Hoy tendrá lugar el juicio al carnicero de Zárate que mató al ladrón que le robó $5000. El jurado compuesto por 12 ciudadanos deberá decidir si Oyarzún actuó en “legítima defensa” o se protagonizó un “homicidio simple” cuando atropelló, causándole heridas graves que luego terminaron con la muerte, al delincuente que lo asaltó.

El caso que conmocionó a la localidad de Zárate hace dos años tendrá a partir de hoy y hasta el jueves, el juicio que definirá la situación procesal del carnicero Daniel “Billy” Oyarzún.

El hecho tuvo lugar el 13 de septiembre de 2016 cuando dos personas ingresaron a la carnicería de Oyarzún para robarle y tras disparar varias veces dentro del local se llevaron la suma de $5.000. El comerciante persiguió a los ladrones con su auto, un Peugeot 306 color verde, en la huida los dos sujetos cayeron de la moto en la que se escapaban. Fue en ese momento, cuando el carnicero alcanzó a uno de ellos, lo atropelló contra un poste y lo hirió de gravedad.

Luego, un grupo de vecinos se acercó al hombre atropellado, comenzaron a insultarlo y luego le dieron una paliza. La persona identificada como Brian González de 24 años fue rescatado por personal de bomberos voluntarios y de la policía local, y posteriormente trasladado por una ambulancia del SEMU -servicio de emergencias municipal- al hospital Virgen del Carmen, donde tras horas de agonía murió.

El caso encendió el debate en el país sobre la legítima defensa cuando los vecinos de la localidad tomaron la municipalidad para pedir la libertad de Daniel Oyarzún.

El juicio tendrá como jurado a 12 ciudadanos quienes deberán evaluar las tres opciones posibles que se presentarán durante el debate para dar un veredicto final: encontrarlo culpable por homicidio simple delito que contempla una pena de hasta 25 años de prisión; encontrarlo culpable por exceso en la legítima defensa o dar un veredicto de no culpabilidad en caso de entiendan que el acusado actuó en “legítima defensa”.

Cabe recordar que en Argentina la selección de los posibles jurados se realiza, una vez por año, a través de un sorteo público basado en el padrón electoral y lo lleva a cabo, por lo general, la lotería de cada provincia. Para cada juicio se convocan alrededor de 40 personas de las sorteadas y solamente se seleccionan en la audiencia a 12 jurados titulares y seis suplentes. La deliberación es llevada a cabo sólo por los jurados titulares y es secreta.