En Junín se realizó un balance sobre el Programa de Servicio Alimentario Escolar (SAE) el cual se administra desde la gestión municipal desde 2017. Participaron autoridades educativas, municipales, y gremiales. Según indicaron, se registraron “casos graves” de nutrición donde tuvieron que intervenir nutricionistas y trabajadores sociales.

El Programa dirigido por la provincia de Buenos Aires a instituciones públicas, es administrado por la Municipalidad de Junín desde 2017, año en que se incrementó la inversión en un 30%. La asistencia brinda desayuno o almuerzo y merienda en escuelas públicas donde asisten niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad.

Junín fue una de las ciudades parte de la prueba piloto que la gobernación bonaerense realizó para trasladar la administración del programa a la esfera municipal. En este sentido, el intendente Pablo Petrecca dijo que “cuando desde Provincia se nos propuso ser uno de los 12 municipios en administrar este servicio, aceptamos y fuimos más allá, creamos un observatorio nutricional, un equipo administrativo para poder llevar adelante el servicio, invertimos en las cocinas de las escuelas, por más de 3 millones de pesos y todo esto, lo llevamos adelante junto al personal de cada escuela, las cocineras, las auxiliares, las maestras y los directivos”.

A partir de 2018, debido a la crisis económica, la Provincia amplió el Servicio Alimentario Escolar (SAE), esto implicó la incorporación de 224 escuelas, 82.237 nuevos chicos y una inversión adicional de 300 millones, que significa un monto total para SAE de $5.244 millones.

Sara Vozzi, nutricionista e integrante del equipo municipal que trabaja en la implementación del Programa explicó que en base a un relevamiento nutricional detectaron casos locales “graves” por lo cual debieron “intervenir y derivar a los centros de salud de cada chico para que este reciba el tratamiento acorde y de esa manera mejorar su calidad nutricional”.

Por su parte, Julio Miguenz, secretario general de ATE en Junín, también estuvo presente en la presentación realizada por el Municipio. Sobre la temática, el dirigente sindical expresó que la valoración sobre el SAE “es positiva” pero “siempre hay cosas para ajustar”.

El Servicio Alimentario Escolar (SAE) está dirigido a niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad social, escolarizados en escuelas públicas de la provincia, con el objetivo de garantizar una cobertura nutricional uniforme asistiendo particularmente a los más vulnerables.