La exportación de carne bovina aumentó en volumen respecto a 2017. El país con principal demanda es China: concentró el 53% y el 41% de valor exportado en carne congelada.

En los primeros ocho meses del 2018 las exportaciones totalizaron 328.327 toneladas equivalentes a res con hueso, volumen superior al total comercializado en todo 2017, según informó la Secretaría de Agroindustria. Durante el primer semestre del 2018, las ventas al exterior aumentaron 72,1% en comparación al mismo periodo del año anterior, al pasar de un volumen de 190.787 a 328.327 toneladas equivalentes a res con hueso.

La principal demanda proviene de China, pero otro mercado de importancia en carne congelada fue Rusia que sextuplicó las compras ubicándose como el tercer destino.

Estos incrementos se deben, en gran parte a la firma de los protocolos sanitarios para exportar carne con hueso. En promedio, la tonelada de carne bovina comercializada con el gigante asiático promedia los 4.000 dólares, pero con este nuevo protocolo sanitario –que permitirá exportar cortes de mayor calidad- este promedio se ubicará en un nivel similar a la Cuota Hilton, con un piso de 11.000 dólares.

La semana pasada se confirmó la habilitación de 28 establecimientos argentinos para la exportación de carne a ese destino. En total, son 26 frigoríficos bovinos, sumado a una planta de almacenamiento en frío y una planta avícola, y también se llevó a cabo la firma de los protocolos sanitarios para la exportación de semen y embriones bovinos.

Sumado a ello, la Unión Europea, el segundo comprador de carnes argentinas, adquirió 21% más en volumen respecto a 2017, siendo éste un mercado de cortes enfriados. Durante agosto se exportaron 52.212 toneladas equivalentes res con hueso por 174,5 millones de dólares, 6% más que en julio y 128% superior a igual mes del año anterior.