El hecho ocurrió en la ciudad argentinta de Merlo, donde un chico de 20 años quedó atrapado entre el tren y el andén cuando bajó corriendo del vagón en medio de una pelea.

El joven quedó colgado de la cabeza y tuvo que ser rescatado por los bomberos. Afortunadamente no sufrió lesiones graves.