El Proyecto que ya tiene media sanción en Diputados, prevé la excepción al gravamen de Bienes Personales y mantiene las retenciones al valor actual. Dos puntos que habían generado fuertes repercusiones y rechazo de parte del sector agropecuario que le ganó la pulseada al Gobierno.

Productores y dirigentes rurales entendían que la medida era un recorte a su rentabilidad. El oficialismo retrocedió de a poco respecto a estos puntos. Primero, anunció que 33% en derechos de exportación correspondería solo a soja. Con Bienes Personales, la Comisión de Presupuesto de la cámara de Diputados nacional, encabezada por el legislador del PRO Luciano Laspina sufrió una fuerte embestida por parte de los ruralistas.

Al menos por el próximo año, el impuesto no afectará al sector agropecuario. De esta manera, los inmuebles rurales cuyos titulares sean personas humanas y sucesiones indivisas quedan exceptuados del pago de bienes personales, cualquiera sea su destino o afectación. El otro punto importante es que quedan excluidos del mínimo no imponible los bienes rurales de hasta dos millones de pesos.

A estas iniciativas se sumó un refuerzo de 400 millones de pesos para el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), la exención de impuestos internos a los vinos espumantes y la excepción de pago del Impuesto a las Ganancias para pequeñas y medianas cooperativas y mutuales. También se modificará la alícuota de IVA para los derivados proteicos de harina de soja (pellets), del 21% al 10,5%.