Luego de la negociación entre la CGT y los empresarios, se acordó con el Gobierno nacional el pago de un bono de fin de año de 5 mil pesos en dos cuotas. Así, quedó desactivado el paro con el que la central obrera había amenazado. Sin embargo, desde las pymes advirtieron las dificultades que presentan para algunos poder cumplir con la suma fija.

La Confederación Argentina de Medianas Empresas (CAME) comunicó que “los primeros interesados en instrumentar herramientas que fomenten al consumo somos nosotros, pero en la reunión nuestra postura fue que no todos los sectores pueden afrontar un bono de 5 mil pesos”.

Además, manifestaron que “para los pequeños y medianos comercios es inalcanzable, por eso desde CAME planteamos seguir dialogando con el gremio para analizar si se aumentan los planes de pago en más cuotas segmentando el tipo de empresa”.

Por otro lado, desde la entidad se refirieron a los despidos: “estadísticamente las pymes no despiden” porque “les cuesta enfrentar el costo del despido en sí mismo y porque en una pyme se forma un ambiente familiar al tener poco personal y además invirtió mucho en capacitar”.