La gobernadora María Eugenia Vidal emitió un discurso largo respecto de lo acostumbrado y tuvo un carácter más fuerte y rupturista respecto de los anteriores donde describió el panorama recibido y lo transitado en tres años de Gobierno.

La pregunta respecto de qué cambió en tres años de Gobierno fue el eje trasversal de la alocución que duró algo más de 50 minutos. Incluso puso especial énfasis en la consigna de “defender lo público”, con lo que machacó en siete ocasiones.

Con ello se refirió a “haber ampliado y aumentado el monto de las prestaciones sociales”, “haber sostenido un Estado que estaba quebrado”, “haber ayudado a pagar sueldos y aguinaldos a todos los municipios”, “demostrar con hechos que la política de derechos humanos es de todos”, es ser un Gobierno que trabaja por la igualdad de género” y “ocuparse de lo que importa y no solo de lo que se ve”.

También hizo un fuerte reclamo por el Fondo del Conurbano, la lucha contra el narcotráfico, contra la corrupción policial, contra el juego ilegal, las mafias y, más genéricamente, “el miedo y las amenazas”, para completar con “una pelea por todos ustedes” y como frase general insistió en que a través del cambio lo que está mejor son “todos los bonarenses”.

Hubo un enfoque distinto para encarar el conflicto en el inicio de clases: Vidal evitó dirigirse a los gremios e interpeló a los docentes. “El trabajo que realizan los docentes es fundamental (…) a todos ellos les quiero hablar”, dijo, y aseguró que valora “el esfuerzo que hacen” y que muchos “se vieron perjudicados por el conflicto que hemos tenido con los gremios”.

En ese sentido, asumió un tono autocrítico: “Quiero pedirles perdón si en algún momento sintieron que nos equivocamos. En este camino no están solos, estamos haciendo todo para acompañarlos”, aseguró. Apenas sugirió un ánimo confrontativo cuando dijo que “el incumplimiento del calendario escolar durante años, generó una pérdida de confianza en la escuela pública que hizo que cada vez más familias eligieran la educación privada”, pero no responsabilizó directamente a nadie por eso.