El hombre recibió un trasplante de médula ósea con el gen CCR5 funcionar que era necesario para tratar su cáncer, de esta manera pudieron remitir al virus del sida.

La noticia tuvo gran repercusión a nivel mundial, publicada por la revista Nature y confirmado por los médicos del proceso. Si bien se habla de una posible “curación”, el paciente aún se encuentra en tratamiento.

Doce años después del caso del estadounidense Timothy Brown que fue conocido como el “paciente de Berlín” ya que contrajo el virus en Alemania y se anunció la cura de la enfermedad. Otro paciente con el mismo denominador común, el trasplante de médula. Sin embargo, todavía los médicos no están seguros de la efectividad de este tratamiento, ya que muchos pacientes que atravesaron el mismo procedimiento presentaron mejoras pero no llegaban a quitar el virus.

“Nadie dudaba de la veracidad sobre el ‘Paciente de Berlín’, pero era un solo paciente. ¿Y cuál de las muchas cosas que se le hicieron contribuyó a la aparente curación? No estaba claro que se pudiese repetir”, expresó el profesional Daniel Kuritzkes en diálogo con The Washington Post.

Lo cierto es que por el momento, el reciente caso representa un gran avance en cuanto a la medicina global: “Al conseguir la remisión en un segundo paciente usando un método similar, demostramos que el primer caso no era una anomalía”, afirmó Ravindra Gupta, profesor de la Universidad de Cambridge que presentó los hallazgos.