Las primeras treinta toneladas de cerezas frescas producidas en Los Antiguos en el noroeste de Santa Cruz, en la Patagonia argentina, ya están rumbo a la República Popular de China luego de cumplir con los protocolos exigidos por este nuevo mercado.

Un dato primordial es que la localidad de Los Antiguos por el lugar geográfico en que se encuentra, el clima, la amplitud térmica y la riqueza del suelo, es ideal para la producción tardía, las variedades que mejor se expresan al final del verano y resulta una producción generosa en contra estación del resto del mundo y cuando ya no hay fruta fresca en ningún lugar.

El detalle está en que “es sumamente importante el significado de la cereza para China donde hay un hábito de comer cereza fresca, por ejemplo para fin de año se regalan cerezas como bombones”, sintetizo el gerente de la Cámara Argentina de Productores de Cerezas Integrados (CAPCI), Aníbal Caminiti en diálogo con Infoback.News.

En este marco, Caminiti resaltó las bondades de la Patagonia Austral porque “tienen una calidad diferente que le da el ambiente, el frío, la amplitud térmica que genera una mayor concentración de azúcares y la sanidad de la splantas”.

“Son de un calibre grande, color rojo caoba, un rojo bien oscuro y poder cosecharla cuando no hay más oferta interna, la fruta tardía en contra estación, es una oportunidad única para un mercado como el Chino que no tiene límites”, expresó el productor.

Los embarques desde Los Antiguos, fueron dos tandas de alrededor de 15 .000 kilogramos, es decir un total de 30 toneladas.

Se  realizaron en febrero luego de recibir dos comitivas chinas que firmaron el convenio y el protocolo de exportación y que verificaron la trazabilidad de la fruta y las chacras donde se producen, se calcula entre 30 y 35 días en barco hasta llegar a China.

Para el gerente de la Cooperativa Agrofrutícola El Oásis que representa a 16 productores de los Antiguos, Federico Guerendiain, “fue una prueba después de treinta años, el resultado de capitalizar la experiencia y si bien exportamos a distintos mercados de medio oriente, comunidad Económica Europea y Estados Unidos, hacía diez años que no exportábamos en barco, como en este caso”, dijo a InfoBack.news.

De las 220 hectáreas con cerezos en el valle de Los Antiguos, la cooperativa cuenta con entre 50 y 60 en producción que representan unos 300 mil kilos de fruta, de un total de 1.100.000 kilos.

En este marco, El CEO de la empresa Río Alara S.A que produce cerezas de variedades tardía en 120 hectáreas, Alejandro Zimmermann, fueron dos embarques de cerezas de primera calidad que en el primero compartieron junto con la cooperativa El Oásis que completó con cinco pallets los 15 del total del embarque y la segunda tanda, otro embarque de 15 pallets.

Zimmermann concluyó en diálogo telefponico con infoback que llegar a este nuevo mercado es el resultado del trabajo, experiencia y esfuerzo de 20 años, dado que Río Alara llega también a diversos mercados de Medio Oriente, Europa y Estados Unidos, pero desde 2012 comenzaron las tratativas para crear el protocolo para alcanzar las exigencias del mercado chino que se acaba de concretarse.

“Es un logro como país”, destacó el empresario y resaltó el trabajo junto con la Cámara Argentina de Productores de Cerezas Integradas (CAPCI); el Servicio Nacional de Seguridad Agroalimentaria (SENASA) y los distintos estamentos ministeriales de la provincia y la Argentina de lo cual consideró que el acuerdo firmado durante la última reunión de mandatarios del G20 realizada en Buenos Aires “fue el broche de oro” que permitió concretar la exportación.

En este marco, hubo dos comitivas de representantes chinos que visitaron en enero las plantas de empaque y las chacras productivas para conocer y verificar cada detalle porque “se certificaron todas las exigencias desde el manejo del monte hasta cómo está la gente que trabaja”, explicó Zimmermann al tiempo que consideró que la bondad natural del valle y el manejo implementado determinan que la producción de cerezas sea casi orgánica.

Río Alara S.A., es una empresa que hoy comprende un 100 por ciento de capitales argentinos, “Este nuevo mercado nos ayuda y apalanca mucho y es un logro conjunto”, aseguró al referirse a los cuidados que mantienen todos los productores en Los Antiguos, desde el manejo del monte, la floración y la fruta y el trabajo que realiza la empresa junto con la cooperativa.

Una idea del trabajo se dimensiona en las 250 personas que trabajan en esta producción durante todo el año desde la cosecha desde fines de octubre hasta febrero hasta empaque, también en el mantenimiento del monte, la poda, el suelo, el riego y la polinización que integran el ciclo completo, en una localidad de tan sólo 8500 habitantes.

Dentro de las pautas que deben cumplir los embarques es su el tratamiento de frío al que se somete a la fruta para evitar la mosca de la fruta, que habitualmente cuando es el envío vía aérea deben cumplir los 16 días, mientras que los embarques en esta caso mantendrán el frío en el barco que los traslada hasta China y se calculan entre 30 y 40 días. (El barco más rápido tarda 28 días).

Esta apertura de mercado genera enormes expectativas que tanto Zimmermann como Guerendiain compararon con Chile que de 2007 cuando abrió el mercado de exportación de cerezas a China casi cuadruplicó su producción.

Para el coordinador de la Agencia INTA de Los Antiguos, Fernando Manavella las características de Los Antiguos que benefician en la expresión de la fruta, son la amplitud térmica que favorece al desarrollo de la fruta; las horas frío (acumula 900 horas frío dado que en la zona el invierno alcanza los -7 grados) que favorecen a la floración y el clima es beneficioso en horas Brix que condicionan la buena concentración de azúcares.

La ubicación geográfica de Los Antiguos determina un lugar ideal para las variedades “Tardías” con lo que se cubre una época especial que otras regiones no abarcan “nosotros hemos terminado el trabajo en la planta de empaque hace dos días (18 de febrero) – , explicó Alejandro Zimmermann de la empresa Río Alara—cuando en Chile ya terminaron hace dos semanas (2 de febrero).

Desde Agricultura Nación, el titular de la cartera, Luis Miguel Etchevehere y el embajador de China en nuestro país, Yang Wanming, fueron los encargados de la rúbrica que oficializó el protocolo para la exportación de cerezas argentinas al gigante asiático.

En ese momento, Etchevehere remarcó que “la firma de este protocolo nos abre un potencial para provincias como Mendoza, Neuquén y la región patagónica, y una posibilidad de crear más de 100.000 puestos de trabajo en los próximos 10 años”.

Según datos oficiales, China importó cerezas en el año 2017 por un total de u$s 771 millones, lo que representa un 31% del volumen total de importaciones a nivel mundial. Sus principales proveedores fueron Chile y Estados Unidos.

El plus de toda esta historia productiva es que la localidad de Los Antiguos fue una de las más afectadas durante la erupción del Volcán Hudson (Chile) cuando en agosto de 1991 hizo erupción y cubrió con un manto de entre 45 centímetros y un metro de cenizas el territorio.

El volcán, distante a 103 kilómetros alcanzó los 12 mil metros de altura con la nube de cenizas que impulsadas hacia el Este por los vientos se expandieron a más de 200 kilómetros.

El efecto corrosivo de las cenizas afecto a medio millón de ovejas y produjo lesiones respiratorias y digestivas en las personas además de daños edilicios en las viviendas y en los vehículos, ante la situación en ese momento se calculó que más de la mitad de la población decidió auto evacuarse y emigrar.

Pasaron treinta años y con la perseverancia y el esfuerzo de toda la población y los productores lograron resurgir e impulsar una nueva era productiva y económico, incluso como producto turístico por el cual los visitantes puede conocer las chacras productivas y en enero de 2018 la Fiesta Nacional de la Cereza cumplió 30 años.