Trabajadores nucleados en el sindicato de chóferes de camiones estuvieron presentes desde muy temprano en la intersección de las rutas 7 y 65.

En el marco del paro nacional convocado por organizaciones gremiales y que afectó a diversos servicios, en la ciudad de Junín el acatamiento fue dispar tanto en las escuelas como en bancos. Respecto al transporte público se brindó con normalidad y lo mismo sucedió con la actividad comercial.

Por otro lado, algunos organismos de la administración pública no abrieron sus puertas, no se prestó el servicio de recolección de residuos y en el hospital sólo se atendieron las guardias

Vale mencionar que el paro que se lleva a cabo es en rechazo a la actual política económica del gobierno nacional.

Gabriel Saudán, Secretario General del Sindicato de los Trabajadores Municipales, calificó la medida de fuerza como “contundente para manifestar el descontento que existe hoy con la situación crítica, desde lo económico y lo social, que vive el país. En el municipio, la medida de fuerza fue contundente en el sector de los talleres y tuvo un alto acatamiento en las oficinas administrativas. Las medidas económicas del Gobierno Nacional son insoportables para el trabajador, es por eso, el alto acatamiento al paro”.

Por su parte, Miguel Gauna, titular del Sindicato de Chóferes de Camiones, dijo que “hoy, muchos gremios se sumaron a esta medida de fuerza, inclusive gremios que están en la CGT que no adhirió a la medida, eso, porque todos los trabajadores la estamos pasando muy mal y la unidad del movimiento obrero hará que en octubre saquemos a Mauricio Macri a través del voto, como debe ser”.

Consultado sobre el acatamiento al paro en la ciudad de Junín, Gauna aseguró que “tras recorrer la ciudad, podemos decir que el paro se sintió, además, el país hoy está parado porque lo único que funciona es la timba financiera”.