Luego de la polémica que se generó entre las provincias de Buenos Aires y Santa Fe por la activación de un canal de escurrimiento en la Laguna, se realizó una reunión para acercar las partes.

Este miércoles, tuvo lugar una comisión técnica encabezada por el gobierno nacional representado por Pablo Bereciartúa, secretario de Infraestructura y Política Hídrica de la Nación, junto al Comité de la Cuenca La Picasa. De la reunión participaron todas las partes implicadas para evaluar la documentación que presentó Santa Fe y poder asegurar que el alcance, contenido y fórmula de cálculo coincidan con los resultados que plantearon desde el gobierno santafesino.

Después del análisis, en 30 días se volverán a juntar para validar o no la obra en cuestión. “Estamos en un momento hídrico que no tiene compromiso para región. Aunque pase agua, no tiene ningún riesgo de afectación. Por lo que 30 días más no cambia la historia”, trascendió, luego de la reunión.

En este sentido, destacaron que si agrega valor al control de la Cuenca, sería irracional que se tape ese canal.

Cabe recordar que la cuenca de la Laguna La Picasa posee 550.000 hectáreas y se extiende por las provincias de Córdoba (46 %), Santa Fe (38 %) y Buenos Aires (16 %). El canal de la polémica “Canal de la Alternativa Norte (CAN)”, se desarrolla dentro del territorio santafesino. Posee 90 kilómetros de longitud y desagua en la Laguna El Chañar, en cercanías de la Localidad de Teodelina, región limítrofe con la provincia de Buenos Aires.