Junín.-El hecho puso en tensión a la comunidad cuando luego de que se desatara un incendio, dos menores amenazaran con arrojarse del tercer piso de la institución ubicada en Lavalle y Liliedal.

Este lunes, la ciudad se vio conmocionada por un hecho confuso luego de un incendio en un Hogar de Abrigo de la ciudad, donde dos menores de edad amenazaran con arrojarse de un tercer piso. Las hipótesis más fuertes apuntan a un reclamo desesperado.

Si bien todavía no se saben las causas del siniestro, las versiones indican que habría sido producto de la quema de colchones por parte de los jóvenes que se alojan en el lugar. Siguiendo esta línea, la medida habría sido tomada en señal de protesta o reclamos.

El establecimiento ubicado en la calle Lavalle y Liliedal. El incendio se registró cerca del mediodía del lunes y de inmediato arribó al lugar una dotación de bomberos.

Luego, el Comando de Patrullas encontró a dos adolescentes de 12 y 14 años en el tercer piso de un edificio cercano al lugar del incendio, amenazando con tirarse.

Después de treinta minutos de negociación, los menores desistieron de arrojarse al vacío. De todas formas, todavía se desconoce los motivos por el cual ambos jóvenes habrían tomado esa decisión límite, precisamente posterior al incendio en el hogar de Abrigo.

Fue necesaria media hora para convencerlo: me pude acercar, pude agarrarlo y me le tiré encima encerrándolo entre una columna y la pared. No nos podíamos mover porque corríamos el riesgo de caernos los dos, mientras había un bombero con una soga para amarrarlo y que no se caiga. Eso es lo que pasó”, relató sobre lo sucedido el funcionario local, Luis Chami.

Por su parte, desde la Secretaría de Niñez y Adolescencia que dirige Pilar Molina, decidieron no dar declaraciones por ahora.