Buenos Aires.-El INTA emitió un informe donde establece que se retrasaron tareas que necesitan contar con agua en el suelo.

El suelo bonaerense continúa en una situación que retrasa la tarea del agro. La falta de humedad golpea a los campos bonaerenses sobre todo a los cultivos de invierno. Tal es así que la condición del trigo continúa siendo deficitaria en el norte, centro y parte del oeste de la provincia.

En un informe, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), especificó que “la programación de tareas asociadas a la necesidad de contar con agua en el suelo (fertilización, por ejemplo) se verían atrasadas en los lotes que así lo requirieran”.

A su vez, indicó que “las lluvias llegarían hacia el 15 de octubre de forma más generalizada en toda la provincia, aunque las mismas no totalizarían grandes acumulados”.

Destacó que “se esperan heladas dispersas para el lunes 14 y martes 15 sobre el sur de la provincia, las cuales no deberían afectar el normal desarrollo del cultivo debido al estado fenológico general del mismo y la intensidad de los eventos esperados (heladas débiles)”.

Por otro lado, sobre el maíz y girasol, INTA informó que la siembra “se encuentra más avanzada para maíz que para girasol, sin embargo, en ambos casos, se ve frenada la labor a la espera de las lluvias”, que se esperan para la segunda quincena de octubre de forma más generalizada en toda la provincia.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor, ingrese su comentario!
Por favor, ingrese su nombre aquí