La Plata.-El organismo realizó un relevamiento con comedores y organizaciones escolares y alertaron sobre el aumento de las familias que van a pedir comida.

La Defensoría del Pueblo de Buenos Aires realizó un relevamiento con comedores y organizaciones sociales que trabajan en distritos el conurbano y advirtió sobre una “situación social que resulta cada día más grave”.

El organismo que dirige Guido Lorenzino trabajaron en Almirante Brown, General San Martín, Moreno, Hurlingham, Lomas de Zamora y Florencio Varela, y el estudio detectó que creció el número de familias que no pedían comida y que hoy sí lo hacen. Para la Defensoría, muchas de estas familias pertenecen a “una clase media incipiente que en los últimos años dejó de serlo o que cayeron en la pobreza”.

En ese sentido, remarcaron que en los comedores y merenderos ya no son sólo los jóvenes quienes reciben asistencia sino también “personas de la tercera edad, abuelos y padres de familia”. Según el estudio, si bien la demanda aumentó a partir de 2016, el impacto de la megadevaluación que comenzó en abril de 2018 llevó este fenómeno a su punto más alto.

En este marco, el consumo de leche y carne “bajó de forma preocupante” y “aumentó muchísimo el consumo de harina”. Para el organismo provincial, este “combo produce obesidad en niños por falta de una dieta balanceada”.

Por último, Lorenzino resaltó que “estamos ante un escenario en el que la calidad de vida de las familias está cada vez más afectada” y concluyó que “la situación social resulta cada día más grave”.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor, ingrese su comentario!
Por favor, ingrese su nombre aquí