Buenos Aires.-Kicillof firmó el decreto que además prohíbe venta o reparto de los barbijos profesionales para quienes no sean personal sanitario.

Este viernes, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, firmó el decreto a través del cual, desde el próximo lunes será obligatorio el uso de tapabocas y nariz o barbijos sociales en todo el territorio bonaerense. La misma normativa prohíbe la venta de “los barbijos quirúrgicos o profesionales a todos aquellos que no estén afectados al servicio sanitario”.

Entre los argumentos de la normativa, la decisión fue tomada “en consideración al avance epidemiológico” que se registra en la Provincia. Están comprendidos todos aquellos que deban circular por la vía pública por motivos justificables.

“Deviene necesario establecer el uso obligatorio de elementos de protección que cubran nariz y boca por parte de todas las personas que permanezcan o circulen en transporte público de pasajeros, transporte privado cuando haya dos o más personas, y en todos los espacios cerrados de acceso público”, dice el decreto.

A su vez, para evitar un desabestecimiento, se restringe “la distribución a título oneroso o gratuito de las mascarillas médicas o quirúrgicas (barbijos) N95, o de calidad y características similares o superiores, a cualquier persona que no acredite ser personal de salud, o a personas jurídicas que no tengan por objeto la prestación de ese servicio o su producción y/o comercialización, sin perjuicio de facultar al Ministerio de Salud a disponer excepciones a la referida prohibición”.

Asimismo, en el Artículo 7 se establece que “la Autoridad Sanitaria provincial elaborará un protocolo de confección personal o artesanal y uso de elementos de protección sustitutos de las mascarillas médicas o quirúrgicas (barbijos)”.