Buenos Aires.-En algunos casos, el tratamiento con plasma funcionó por eso insisten en que los recuperados donen sangre.

Luego de que mostraran resultados favorables en algunos pacientes con coronavirus en la provincia de Buenos Aires el tratamiento de plasma de otras personas que se recuperaron de la infección, desde el ministerio de Salud bonaerense insisten en que quienes se recuperaron se comuniquen con la línea gratuita para donar sangre, pidió la cartera sanitaria que conduce Daniel Gollan a través de un comunicado.

En este sentido, el director provincial de Hospitales, Juan Riera, detalló que “todos los casos forman parte del Protocolo Provincial de Investigación sobre Plasma de Convalenciente de COVID-19”, dirigido a pacientes con coronavirus positivo de moderados a graves.

A su vez, Lorena Regairaz, inmunóloga y asesora técnica del Protocolo Provincial, explicó que “hasta ahora se aplicó en 29 casos, de los cuales 26 mejoraron notablemente, 8 incluso fueron dados de alta y tres fallecieron”.

Aclaró que el plasma no reduce el daño que el virus ya provocó en el organismo “pero sí frena la viremia, es decir, la replicación del virus”.

Cabe destacar que el plasma se obtiene a partir de una donación de sangre de un paciente recuperado de coronavirus. La extracción y procesamiento está a cargo del Instituto Provincial de Hemoterapia, con sede en La Plata. A la sangre se le realiza un procedimiento llamado “aféresis”, que separa el plasma del resto de los componentes. Allí mismo se prepara la unidad requerida y se la envía a los hospitales bonaerenses que lo necesitan.

Para la donación de sangre, los pacientes de la provincia de Buenos Aires que se hayan recuperado deben comunicarse a la línea gratuita del Cucaiba: 0800-222-0101.

En las últimas semanas, en la Provincia, se corroboró la recuperación completa en dos hombres adultos y notables mejorías en el estado de salud de una niña y de un bebé que aún permanecen internados. Los dos pacientes pediátricos tratados con resultados favorables son una niña de 12 años y un bebé recién nacido, ambos internados en el hospital provincial Sor María Ludovica de La Plata.