A partir de la apertura comercial al rubro indumentaria, se difunden nuevos protocolos para los posibles consumidores.

El presidente de la Cámara Argentina de la Indumentaria, Claudio Drescher, adelantó cómo será el protocolo que implementarán los locales de indumentaria de cercanía para su vuelta a la actividad desde este lunes en la Ciudad de Buenos Aires.

“Evitamos que haya utilización de medios de transporte público. Los vendedores tienen que ser de cercanía o utilizar otros medios de locomoción. Hay un sistema de higiene para cuando se ingresa y alcohol en gel. Es obligatorio tener tapabocas”, enumeró en declaraciones radiales sobre las medidas de seguridad, que dispondrán en los locales, que estarán abiertos de 11 a 21.

Además, aclaró que el protocolo se tomó luego de analizar la experiencia de otros países e indicó que no estará habilitado el uso de probadores. “Evitamos el uso de probadores”, insistió y explicó que si un cliente opta por devolver una prenda, “el artículo va a una cuarentena de 48 horas y luego se hace un vaporizado, que la pone a más de 60 grados y elimina el vestigio de virus que pueda haber”.

Drescher destacó también que el sector ofrecerá descuentos y liquidaciones para atraer al público y alertó sobre “inconvenientes” en la cadena de pagos dado que “fueron muchos días sin ningún tipo de ingreso” por la cuarentena.

“Nos estamos acomodando a una nueva realidad que va a durar varios meses más”, evaluó el empresario, quien subrayó que “habrá una gran oportunidad” para el consumo ya que el rubro se encuentra “muy cerca del proceso de liquidaciones”.