Según acordaron varios intendentes de Juntos por el Cambio de la zona.

Luego de una larga reunión virtual, los jefes comunales de la cuarta sección electoral decidieron dar de baja los controles en los ingresos a los municipios, una práctica habitual en los distritos del interior de Buenos Aires y todas las provincias del país.

Se dará fin los retenes y bloqueos a caminos rurales que los intendentes habían implementado en el intento de frenar la llegada del virus a los distritos, que hoy en su mayoría logró atravesar todas las barreras y convive con los sistemas de salud locales.

Luego de siete meses de cierres, los intendentes creen que controlar los ingresos a las ciudades ya no da los resultados que esperaban y se abocarán esos recursos al control del cumplimiento de las medidas de distanciamiento, uso de barbijo y acatamiento a los límites a reuniones sociales.