Rojas.- Cientos de personas se manifestaron en la localidad bonaerense en repudio del asesinato de la joven de 18 años

El femicidio de Úrsula Bahillo, la joven de 18 años asesinada a puñaladas presuntamente por su exnovio policía., generó conmoción en Rojas, donde un centenar de vecinos marcharon para pedir justicia.

La movilización comenzó a las 17 de ayer en la plaza principal de la localidad, donde los manifestantes, en su mayoría mujeres, se reunieron con pancartas y pidieron con aplausos “cárcel” para Matías Ezequiel Martínez, un oficial de la policía bonaerense detenido por el crimen.

“Úrsula era buena compañera, no se puede creer esto que pasó, tranquilamente podríamos haber sido cualquiera de la que estamos acá”, dijo al canal Crónica Televisión una excompañera del colegio secundario de la víctima que participó del acto.

La joven criticó que anoche “la policía no paraba de reprimir” y que durante los incidentes una chica recibió un balazo de goma en la cara que la pudo haber matado.

Otra mujer reclamó contra el intendente Claudio Rossi para que “dé la cara” porque en la ciudad “no hay seguridad”.

La movilización continuó hacia la comisaría local, donde el lunes por la noche hubo destrozos y balazos de goma contra los manifestantes.